Un día antes de la celebración del Día Internacional de la
Eliminación de la Violencia contra la Mujer, reunida la abogacía en las
V Jornadas de Abogados y Abogadas de Violencia de Género elevamos
nuestras voces y gritamos ¡BASTA YA!

Han sido cuarenta y cuatro mujeres (una más si se confirman las
sospechas del último asesinato ocurrido esta misma mañana en Vinaroz) las
asesinadas a manos de quienes antes susurraban a sus oídos que las
amaban. Su sangre es nuestra sangre, su caída nuestra vergüenza. ¡BASTA
YA!

BASTA YA de tener que defender, que reclamar, que proteger el
derecho a vivir de la mujer que valientemente dice no al hombre que ya no
ama, y que cobardemente la maltrata.

Debemos unir la voz de la Abogacía a todas las que cada día se alzan
contra una forma de violencia absolutamente incomprensible en una
sociedad democrática, igualitaria, que la ciudadanía quiere y exige.
Nuestros esfuerzos deben ir encaminados a la sensibilización y
concienciación en la batalla contra la violencia de género abriendo a las
víctimas las puertas del Consejo General de la Abogacía Española, de
nuestros Colegios y de nuestros despachos, en los que la víctima debe
encontrar ese espacio de confianza en el que, con el cuidado y atención
debidas, comiencen el proceso de recuperación. Es nuestra obligación
asistirlas transformando la nube de maltrato en la que vienen envueltas en

un halo de amabilidad en el que puedan recuperar la fuerza y la sonrisa que
necesitan para transitar por todos los procedimientos judiciales y
administrativos en los que las acompañaremos, asesoraremos y
defenderemos.

Para ello, la Abogacía debe persistir en la exigencia de una
formación de calidad, continuada y especializada de los abogados y
abogadas de mujeres víctimas de violencia, manteniendo vivo e
incrementando su compromiso en la lucha contra todo tipo de violencia
sobre la mujer, por el hecho de ser mujer, aunando nuestros esfuerzos con
los de otros profesionales para poder avanzar en la total erradicación de
este tipo de criminalidad, y garantizar el pleno restablecimiento de quienes
la sufren, con especial atención a los niños y niñas que viven en ese
entorno, víctimas directas de la violencia.

Sigamos trabajando para que todos los días sean en nuestros
despachos día de la eliminación de la violencia sobre la mujer, hasta que
llegue ese anhelado día en el que podamos convertir la dedicación del 25 de
noviembre a la violencia sobre la mujer en un acontecimiento histórico, y
podamos contar a nuestras hijas que, una vez, las mujeres del mundo lo
necesitaron para concienciar y conseguir la erradicación de la violencia por
ellas padecida por el hecho de ser mujer.

Hasta ese día la voz de la Abogacía, como una más, seguirá
entonando un rotundo ¡BASTA YA!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies